martes, 29 de diciembre de 2015

HOY ESCRIBO YO

Llenas andan las calles
de personas que van vacías
vacías,
como la botella que descansa
en pleno viernes madrugada
sobre la mesa
del que es
desde hace años,
esclavo a ella.
Vacía, como los ojos de la chica,
desde que reflejan aquella pérdida.
Como los ojos de aquel chico,
que ató sin quererlo,
a aquella enfermedad
Vacía,
como la sonrisa de aquella niña
desde que papá ya no juega con ella,
como la sonrisa de aquel niño,
desde que mamá,
se fue para no regresar.
Vacía,
como la casa del abuelo,
que ya nadie visita,
como la casa de la abuela,
desde que se rompió la familia,
como la caja de cigarillos
después de un par de días,
como el plato del que vive
tan solo unos centímetros del mapa
más abajo de nosotros.

Es hora de que esto cambie.
Siempre he preferido las personas llenas,
pero basta.
No personas llenas de dinero,
ni de aplicaciones,
tampoco de agendas,
sin verdadero tiempo
para lo verdaderamente importante.
Es hora de que empecemos a llenarnos,
de cada persona con la que cruzamos,
de miradas cargadas de sentimientos,
y no de inexpresión.
Del sonido de las risas,
incluso del de los llantos,
por emoción o alegría.
De silencios,
de algún que otro Rock'n Roll
o de pelis de los 80's,
llenarnos de momentos,
de personas.
Llenarnos de nosotros,
llenarnos de fuerza.
Para empezar a cambiar
los vacíos,
por cantidad.
Para que todo(s)
se vuelva(n) a llenar.

5 comentarios:

  1. Wow. Esta genial!!! Esperó que llegues lejos se te da muy bien!!
    Cissy

    ResponderEliminar
  2. ¡Hola!
    Me ha gustado mucho como escribes, esperamos que sigas escribiendo más y más,
    Un beso y Feliz año nuevo!.

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado muchísimo, de verdad. Una reflexión muy buena. Además de que la primera parte me ha emocionado de verdad.
    No conocía tu blog, pero me quedo por aquí.
    Besos!!

    ResponderEliminar
  4. Está genial :D

    Happy New Year's Eve!

    ResponderEliminar